Archivo de la etiqueta: libertad interior

Si quieres ser aceptado al 100% por la sociedad, asistamos al funeral de tu libertad interior

El día de hoy estamos asistiendo al funeral de tu libertad interior, ya no hay más cuestionamientos, ya no hay más sueños, se encuentra tu libertad interior en este instante en estado de letargo, en coma, se cansó de gritarte que existía dentro de ti; simplemente en tu afán de ser aceptado y reconocido por la sociedad decidiste ignorarla, y porque no hasta llegaste a detestarla porque no te dejaba de molestar, de susurrar que existía, que estaba viva y deseosa de encontrarse contigo y de ayudarte manifestar lo más hermoso de tu ser.

¿Qué paso dentro de ti?, que decidió ignorar a tu libertad interior, ¿acaso tuviste miedo de no poder sobrevivir con las exigencias que te marca la sociedad?, ¿acaso te dio miedo ser tú mismo aunque eso significara ser diferente a la mayoría?, preferiste pasar desapercibido, sin causar oleajes para sentirte cobijado, amado y aceptado por alguien externo a ti, mataste la que sabe lo que tiene y lo que es, tu libertad interior.

Si quieres darte cuenta si estás asistiendo al funeral de tu libertad interior, muy sencillo hazte estas sencillas preguntas:

¿Eres feliz?

¿Amas lo que haces y en donde te desenvuelves?

¿Te realizas en cada acto que haces?

¿El encuentro con tus espejos te hace renovarte y expandirse las conciencias mutuamente?

¿Te sientes fracasado, no muy a gusto con tu vida, aunque estés rodeado de gente?

¿En la soledad, sientes un vacío, aunque estés rodeado de lujos, de pompas?

Si respondiste a la mayoría de éstas preguntas que sí… Lo más probable es que si te encuentres en el funeral de tu libertad interior, la mayoría de los seres humanos prefieren morir internamente que manifestar lo que realmente son en nuestra sociedad.

No aceptamos lo que somos por temor a ser rechazados, a ser excluidos, a que la misma sociedad nos mate en vida al segmentarnos, al recluirnos, al etiquetarnos ya que el sistema en el que vivimos no acepta que uno sea diferente, que exprese las potencialidades de su libertad interior, ya que el que se atreva a serlo paga un alto precio.

Recuerdas cuando has expresado tu libertad interior, ¿el precio que has tenido que pagar por ser tú mismo?, generalmente te remite a dolor, te han condicionado tanto y reprimido, que has elegido ya no expresarte y en cambio seguir los dictamines de una sociedad que está en decadencia, ya que ella te proporciona placer, reconocimiento y sobre todo una aparente paz que se tiene sin tener cuestionar a la vida y lo establecido.

Realmente vas a permitirte asistir al funeral de tu libertad interior, o te has dado cuenta que estás en este instante agonizando y no precisamente de una enfermedad terminal, sino de algo que puede ser reversible, que se puede sanar, si te a través a mirar dentro y a ser tú mismo.

Realizando maniobras de reanimación a la libertad interior

Tú y yo estamos, y démonos cuenta de ello, en un estado más o menos fuera de lo natural, sin expresión de nuestra libertad interior. Nos hemos vuelto artificiales en muchas cosas, el mundo ha resultado demasiado para nosotros. Nos ha conformado a su propia imagen, pero es en el estado natural original cuando expresas tu libertad interior en donde se encuentra esa verdad que llega sin ser buscada y esa felicidad que fluye desde adentro.

La libertad interior es la experiencia del propio fluir de la vida. No se busca la felicidad, ni siquiera se piensa en ella, pero se vive de una manera que de por sí entraña felicidad y que sobretodo no depende de nada exterior. En la expresión de la libertad interior se ayuda, pero no se dice: “voy a ayudar a tal persona”, sino que se ayuda espontáneamente porque eso sale en forma natural.

Uno es, entonces, uno mismo y no trata de ser otra cosa, es decir lo que se hace es por el simple hecho de hacerlo, sin esperar recompensas, sin esperar ser reconocido, aceptado, amado, es el simple hecho de vivir la experiencia de fundirte con el otro ser, de expresar tu libertad interior, ya que eres libre del resultado o la ganancia que obtengas, no importa tanto como el hecho de realizarlo.

Este estado de libertad interior es la meta, el destino de todos los seres humanos y sobre todo de ti. Es la recuperación de tu propia naturaleza, y solamente puedes lograrla mediante un cambio que llega si prestas atención a tus propios pensamientos, sentimientos y acciones, sin que los mismos constituyan motivo de preocupación para otros.

Esta es la libertad interior que realmente necesitas, es volver a mirarte, a tomarte en cuenta, reconocerte, de darte cuenta que todo lo que tú quieras en la vida lo puedes conseguir, ya que los límites están solo en tu mente. Cuando obtengas la libertad interior encontraras en ella la verdadera moral, la virtud y muchas otras cosas que jamás pensaste experimentar. También estará allí la verdad. Esta libertad interior es la madre de todas las gracias.