Archivo de la etiqueta: Éxito

¿Qué Se Necesita Para Tener Un Negocio Exitoso?

Si tú quieres tener un negocio exitoso primeramente tienes que trabajar contigo mismo, te preguntarás ¿Y eso que tiene que ver con lo que yo quiero hacer?, más de lo que te puedes imaginar ya que como bien sabes hay una ley universal que dice que como es adentro es afuera, y como es afuera es adentro.

Por lo tanto si tú quieres tener un negocio exitoso o quieres mejorar el que ya tienes pregúntate: qué es lo que tienes que hacer para que tu realidad cambie, y esto no se trata de que te invite a desarrollar un pensamiento mágico que está basado en realidades, visiones alternas que son inherentes a cada persona. Seguir leyendo ¿Qué Se Necesita Para Tener Un Negocio Exitoso?

El Ser, el Hacer y El Tener De La Libertad Financiera

“Cuando te fijas un objetivo te estás enfocando en el tener”…, por ejemplo muchos quieren alcanzar su libertad financiera, lo importante no es el objetivo, sino lo que tienes que hacer para lograr tú libertad financiera.

Después vienen quienes tienen que ser para llevar a cabo lo necesario y lograr obtener la libertad financiera. Seguir leyendo El Ser, el Hacer y El Tener De La Libertad Financiera

¿Cómo convertir un sueño en un proyecto de vida? …de lo abstracto a lo concreto… Parte 1

Sueños, Sueños, proyecto de vida, quien no ha escuchado esta palabra, que muchas veces te estremece el cuerpo, que te hace volar la imaginación y que te hace plasmar por instantes lo que deseas desde lo más profundo de tu ser, es tan hermoso soñar, no tiene ningún precio, pero muchas veces se queda ahí en lo abstracto, sueñas un día y al mes siguiente se te olvida y continuas con la misma rutina hasta ese instante.

¿Qué hace que se te olvide, o lo que es peor, qué hace que no te atrevas a soñar?, triste pero ¡cierto!, muchas personas no se atreven a hacerlo porque eso implica que te ilusiones, que se mueva la emoción, la energía hacia afuera y que por lo tanto los otros sepan que sueño tienes, que proyecto de vida vislumbras, y no sólo ellos tú mismo te des cuenta que lo que has hecho hasta este instante no tiene nada que ver con tu proyecto de vida, con tus sueños.

Desde que eres chico el medio ambiente en que te desenvuelves te pudo haber coartado esa posibilidad, ya que soñar puede implicar ser diferente y no querer lo que la mayoría acepta, hemos preferido ser igual a los demás que ser uno mismo, preferimos seguir el mismo proyecto de vida de nuestros padres que seguir nuestro propio proyecto de vida.

Por lo tanto ¿En qué momento se te proporciona o te das la oportunidad de descubrir lo que quieres, de hacer un proyecto de vida en base a lo que más amas y deseas?, ¿En este instante de la vida, sabes lo que quieres?, ¿Alguna vez te has puesto a pensar en eso?, no las pasamos la vida buscando “algo”, pero no sabemos realmente que es.

A partir de intentar conocerte a ti mismo y tu propósito en la vida vas construyendo una visión de futuro, para así en consecuencia de la imagen que tienes de tí mismo y de la imagen que quisieras de tí en el futuro, vas estableciendo tu proyecto de vida, para así constituir metas realistas para lograr edificar esa visión.

El primer paso para que se materialice lo que quieres, tu proyecto de vida es imaginarlo, soñarlo, si te quieres saltar este paso difícilmente materializarás algo, todo empieza en tu mente.

El segundo paso es creerte merecedor de lo que estás soñando, proyectando, tener la certeza que lo que estás vislumbrando se convertirá en realidad.

El tercer paso es delimitarlo, ser tan específico en los detalles como si lo estuvieras en este instante construyendo materialmente, ya que este paso es la ante sala de que tu sueño, tu proyecto de vida se transforme de lo abstracto a lo concreto.

El cuarto paso es llevarlo a la acción, en los primeros pasos se trabaja contigo mismo, ya que generalmente eres tu peor enemigo, te saboteas, al no creerte suficientemente capaz de lograrlo, a no tener la suficiente fortaleza para llevar acabo tu proyecto de vida, al no querer pagar el precio, de que en el proceso tendrá que morir algo de tu ego para que te transformes en lo que se necesita para afrontar lo que ahora tienes frente a tus ojos.

¿Cómo convertir un sueño en un proyecto de vida? …de lo abstracto a lo concreto… Parte 2

Para pasar de lo abstracto a lo concreto en tu proyecto de vida se tiene que definir acciones concretas para lograr las metas que te propongas, aprender conductas que se transformen en acciones y que se vuelvan parte de tu vida cotidiana que te habiliten a materializar tu proyecto de vida.

Cuando tu proyecto de vida tiene una noción de trascendencia, es decir, que lo que digas o hagas va impactar tu vida y probablemente la de otros, que puede cambiar el rumbo de muchos caminos, es esta noción la que te ayuda más que otras a que cumplas tu proyecto de vida, ya que te dará la templanza necesaria a tu espíritu, para no sucumbir ante eventos imprevistos, dice Víctor Frankl “cuando tienes un para que encuentras el como”, y que cierto es, ya que a pesar de las más duras circunstancias uno si tiene muy claro el para qué, puede trascenderlas ya que lo que te mantiene en pie es tu tan anhelado proyecto de vida.

En tu proyecto de vida se manifiestan tus necesidades y deberes, la familia que deseas y tu papel en ella, la comunidad en la que vives y en la que desea vivir, tu rol como ciudadano y como parte de la humanidad, defines entonces una profesión u oficio en consecuencia, comprendiendo su tiempo y circunstancia, tu momento para la realización del ser.

Hacer un proyecto de vida es barbechar el campo para poder sembrar y cosechar tus más anhelados sueños, a fin alcanzar tus objetivos que realicen a tu ser. Un proyecto de vida da coherencia a tu vida y a la de las personas en sus diversas facetas y marca un determinado estilo, en el obrar, en las relaciones y en el modo de ver la vida.

Para elaborar tu proyecto de vida personal has de partir de tu propia realidad, de tu historia. Has de caer en cuenta cuál es tu situación personal, es importante que lo hagas bien, no tengas miedo a enfrentarte a tu propia historia, se realista, no te engañes.

Piensa en lo que es y lo que ha sido tu vida, no te imagines como te gustaría que hubiese sido, acéptala es tu historia, esta es la causa de las frustraciones de mucha gente; no se aceptan como son y entonces han de fingir lo que no son y viven en la mentira, entrando en una dinámica que solo puede llevar a la frustración.

Acepta tu historia, tu vida, reconoce y honra lo que has vivido, porque gracias a eso eres el personaje de ahora y tienes otro instante de vida, lo cual te da la posibilidad de un mañana y de cambiar tu historia y poder realizar tu proyecto de vida que es único e irrepetible y que le da razón de ser a cada respiración, a cada latido, a cada impulso y sobre todo una visión de la vida diferente con más conciencia y plenitud.

La prosperidad material: ¿Es ésta posible?

Mucha gente ve a la prosperidad material como algo inalcanzable, que sólo las personas privilegiadas pueden hacer. Ven a la prosperidad material y la espiritualidad como dos posiciones extremas en la vida humana. Esto es simplemente el resultado de un error del intelecto.

La prosperidad material es una colección de valores que usas para describir un estilo de vida en donde hay abundancia a nivel material. Pero desgraciadamente al momento de querer manifestar la prosperidad material muchas personas (¡Espero que no sea tu caso!), se vuelven expertos en la ciencia de la escasez, quieren prosperidad material pero todo el tiempo están pensando en lo que les falta.

La evolución humana nos está llevando cada vez más hacia la integración de valores humanistas y espirituales en la economía, nos estamos dando cuenta que la prosperidad material es inseparable de la prosperidad espiritual, sobre todo si quieres que sea algo duradero, ya que esto te da la oportunidad de expandir tu ser y conocerte cada día más.

Cuando la economía se rija por dichos valores comenzaremos la práctica de la “economía espiritual” y por lo tanto de la prosperidad en todos los sentidos. ¿Te gustaría vivir en un mundo así donde la riqueza, la abundancia y prosperidad sea lo predominante?, me supongo que sí… ya que esta es la economía del futuro, de la nueva conciencia.

Esta es la economía que integrará los ámbitos materiales y espirituales, individuales y colectivos. Un camino inevitable para la humanidad dadas las situaciones de conflicto, inequidad, y destrucción ambiental y social que estamos experimentando. En donde la prosperidad y abundancia sea la hermosa consecuencia de la unión de varias personas con un mismo fin.

Probablemente estés pensando, eso es imposible como podremos manifestar la prosperidad en un mundo donde nada más se está buscando como afectar al de alado, donde hay fragmentación de la sociedad y el egoísmo predomina en la mayoría de los casos. ¿Pero sabes cuál es el camino más rápido para hacerlo?, empezando ¡¡¡¡TÚ!!!! a manifestarlo para así con tu ejemplo contagiar a otros (como una epidemia) para que empiecen a hacer lo mismo.

¿Te atreves a tomar acción?

¿Cuál es la clave del éxito?

¿Cuál es la clave del éxito?

Pata tener éxito hay que ¡emprender!. El éxito es consecuencia del éxito interno y del accionar.

Lo sepas conscientemente o no, en el fondo de tu ser buscas el éxito, es decir, el crecimiento y la vitalidad, quieres manifestar tu potencial y ser todo lo que puedes ser. La mayoría de la gente busca una vida de alegría y amor, la sensación de seguridad, la expresión creativa de sí misma, actividades agradables y llenas de sentido, autoestima y éxito.

Cuantos más de estos aspectos incorpores en tu vida, más realizado te sentirás y más desplegarás tu pleno potencial y por lo tanto tendrás éxito. Una parte importante de la manifestación, es aprender a crear sólo aquellas cosas que satisfacen tus necesidades más profundas y sirven como herramientas para ayudarte a evolucionar y vivir la mejor vida posible con éxito.

El deseo de crear algo nuevo, sea un par de zapatos, una nueva casa o una gran suma de dinero, nace porque estás preparado para evolucionar y realizar una mayor parte de tu potencial y tener éxito.

La mayoría de las personas piensa que el dinero satisfará una necesidad, permitiéndoles experimentar sensaciones, cualidades o situaciones que hasta ahora no han tenido o que los hace tener éxito. Algunos creen que una gran cantidad de dinero les aportará sensaciones de viveza, bienestar, autoestima, paz interior, amor, poder o seguridad. Piensan que con el dinero se verán libres de preocupaciones y capaces de relajarse y jugar o de no realizar actividades que no desean.

El dinero y los objetos de por sí solos no satisfarán tus necesidades automáticamente ni te aportarán las sensaciones deseadas como el éxito. Si crees que el dinero te dará paz interior, no es así, es la introducción de esta paz interior en tu vida la que te permitirá atraer más dinero.

Lo que piensas que el dinero te puede aportar vitalidad, paz, autoestima, para así desarrollar es la cualidad que necesitas para convertirte en un magneto del dinero, la abundancia y el éxito.

No consideres el dinero y los objetos como algo creado para llenar un vacío sino como herramientas que te ayudarán a expresarte más plenamente y realizar tu potencial con éxito. Un hombre quiso crear un millón de dólares. No le importaba cómo; para él, un millón de dólares no era más que el dinero que, según creía, haría su vida perfecta de forma mágica. En realidad, aunque no se daba cuenta, quería este dinero para sentirse más vivo.

Puesto que no sabía por qué deseaba el éxito, no se preguntó “¿Qué puedo hacer para sentirme más vivo?” En vez de ello, se dijo a sí mismo “Trabajaré más duro aunque no me guste mi trabajo. Dedicaré menos horas a las cosas que amo para tener más horas para trabajar, ganar el dinero que necesito y tener éxito.

Por el momento, dejaré de lado el placer. Cuando tenga el dinero, éxito lo tendré todo.” Se dio cuenta de que su trabajo empezó a disgustarle aún más. Puesto que no estaba a gusto en su trabajo, no le dedicaba sus mejores esfuerzos y no le tenían en cuenta a la hora de las promociones.

¿Qué crees que pasó con él?, ¿Crees que era feliz, que tenía éxito?. Por supuesto que ¡no!. Eligió el camino más largo para conseguir lo que quería, para tener éxito. Inició la búsqueda afuera y se olvidó de sí mismo.

Recuerda sí tú quieres tener dinero, éxito material, primero tienes que iniciar por desarrollar tu éxito interno para que así los efectos de lo de adentro se manifiesten afuera. Es el camino más corto que ya ha sido probado por muchas personas y que te va ayudar a conseguir cualquier cosa que tu mente pueda concebir.

¡Éxito!