Archivos de la categoría Featured Articles

¿Se necesita libertad interna para crear?

En nuestra vida diaria luchamos conscientemente por la libertad externa, pero inconscientemente clamamos por la libertad interna. Con la libertad externa vemos y gobernamos las cuatro esquinas del globo. Con la libertad interna vemos el alma y devenimos en la meta del universo entero.

Se dice que la libertad externa consiste en que nadie nos impida trasladarnos y actuar del modo que parezca oportuno dentro de lo que permitan las leyes y costumbres del propio país. Debemos darnos cuenta de que todos estamos influenciados en mayor o menor grado.

Las mentes de todos nosotros operan bajo severas limitaciones. Tal vez no lo percibamos porque estamos acostumbrados a esas limitaciones y hasta las apreciamos. El hombre que ha estado largo tiempo en la cárcel no tiene deseos de abandonarla. Las paredes de la prisión son familiares para él. El amplio mundo exterior le resulta extraño y prohibitivo. Siente que hay una cierta seguridad en su prisión con la disciplina que allí existe.

Por lo tanto la libertad Interna se dice que es aquella que nos hace querer una cosa u otra, de decidir por uno mismo las cuestiones que nos afectan. La libertad interna es libertad moral, la capacidad para conducir la propia vida conforme a los propios criterios; privar a una persona de su libertad interna es preciso anular su voluntad.

¿Cuál es la verdadera libertad?, será que tanto la libertad interna y externa crecen a la par o en algún momento de la existencia se desfasan; la libertad interna sabe lo que tiene y lo que es: realización; la libertad externa debe saber lo que quiere y lo que necesita: transformación. Cuando tu libertad externa es transformada con toda el alma y sin reservas, inmediatamente deviene en el poder más poderoso y el orgullo más alto de tu libertad interna, es decir coexisten y una potencializa a la otra, pero si no existiera la libertad externa, el mar de la vida se podría manifestar colmando el viaje de la vida.

¿Alguna vez te habías puesto a pensar si eres realmente libre? o a lo mejor someramente creías que eras libre por la oportunidad de criticar al mundo o a un individuo, o la ocasión de apreciar, admirar el mundo y la humanidad en su conjunto.

¿A eso le llamas libertad? A la libertad que es a menudo auto-impuesta en un estado o sociedad, en donde el individuo no puede ser completamente libre, porque tiene que considerar a los demás, tiene que someterse a ciertas normas externas. El orden que aparentemente es algo opuesto a la libertad, es necesario en la vida.

El mundo que nos rodea nos coarta nuestra libertad externa en aras de poder vivir en armonía en la sociedad, pero ojalá sólo fuera hasta ahí; en el afán de control, manipulación y sobrevivencia, también dejamos que nos coarten nuestra libertad interna y por lo tanto nuestra creatividad, creemos que nos determina y forma solamente lo de afuera, ya no eres más tú mismo sino una copia al carbón de tu realidad. Si tuvieras consciente que existe la libertad interna, que se puede estar encerrado entre las cuatro paredes de una prisión, pero aún allí se experimentará libertad, y la realización del ser con plenitud, Si fueras consciente de eso ¿Hasta dónde no llegarías?, crearías mundos paralelos, revolucionarías tu entorno y sobre todo recordarías tu potencialidad para crear, co-crear, desde una idea hasta lo más sublime que toque a la humanidad y la transforme